En BibliASPA, todos los refugiados reciben alimentación, a veces la única del día.
El momento de la comida también es una oportunidad de socialización y confraternización, esencial para la convivencia de los refugiados, entre ellos y brasileños.